Joseph Pilates estaba convencido de que la falta de ejercicio asiduo y consciente causa un deterioro en las funciones cerebrales. Su teoría está parcialmente basada en la fisiología, pero también en la psicología. El método Pilates no sólo te ayudará a corregir tus problemas posturales, sino que su finalidad es que logres dominar tu mente. Otros problemas posturales pueden tener una base emocional. En las personas que llevan a cuestas un gran peso emocional, ello se hace literalmente visible en sus estructuras corporales. Finalmente, algunos problemas posturales son heredados. Algunos problemas posturales son consecuencia de la ocupación de la persona. Todo trabajo que requiera el uso repetitivo de un particular grupo de músculos generará un desequilibrio postural (permanecer sentado o de pie mucho tiempo,…).

El trabajo en Natural Pilates está comprometido con el ideal de un cuerpo sano: un cuerpo que conoces, disfrutas y vives. Ayudarte a hacerlo posible y a mantenerlo es su regalo.

Pilates está especialmente indicado para:

Problemas de espalda y columna vertebral (Hernia discal, Lumbalgia, Ciática, Escoliosis)

Problemas articulares y reumáticos.

Contracturas musculares.

Problemas de ansiedad y estrés.

Rehabilitación post-quirúrgica.

Problemas derivados de posturas inadecuadas.

Los músculos “profundos” son los que busca trabajar el Pilates. Se trata de músculos no motores pero que son esenciales, como los de la espalda, que “si no se ejercitan favorecen el encorvamiento”. Otros músculos posturales permiten unir las vértebras entre sí.

En cuanto al abdomen, es un músculo profundo que nace en los lumbares y da la vuelta como una faja; de ahí el interés de trabajarlo de manera regular si buscamos un vientre plano y una cintura más pequeña. “Más que una moda, la búsqueda de la tonicidad es la clave de nuestra estabilidad en la vida diaria, es lo que le permite al cuerpo adaptarse mejor a nuestros movimientos sin dañarse”.

Debido a que los beneficios de Pilates son tan profundos, la mayoría de los personas continúan usando Pilates después de haber terminado su terapia de rehabilitación y son capaces de pasar a un programa de entrenamiento físico global.

El Método Pilates es una forma de acondicionamiento físico y mental, de fortalecimiento y concienciación corporal que se está aplicando con éxito en el campo de la rehabilitación y especialmente en la prevención y tratamiento de lesiones en los mejores centros de Kinesiología, Traumatología y Rehabilitación del mundo.

La Rehabilitación con Pilates  busca restablecer la función cuando por causa de una lesión o patología se produce una alteración del movimiento. Los ejercicios se ejecutan en el suelo y en las máquinas de Pilates (Cadillac-torre, Reformer, silla y barril). Las máquinas y los pequeños aparatos (pelota, banda elástica, rodillo, aro de resistencia) se utilizan para facilitar los ejercicios.

Durante la rehabilitación se trata al cuerpo de forma integrada permitiendo rehabilitar la zona lesionada a la vez que trabajamos el resto del cuerpo para no perder la forma física, consiguiendo una mayor movilidad de la zona afectada y un fortalecimiento equilibrado de la musculatura.

Con el método Pilates se mejora la calidad de vida del alumno, mejora la postura y retarda o para la evolución de los síntomas derivados de la patología. Los beneficios de Pilates en la rehabilitación se deben al trabajo basado en el acondicionamiento muscular inteligente en lugar de la fuerza muscular. Proporciona una forma de preparación neuromuscular, que pone el énfasis en la precisión y la calidad del movimiento, en lugar de la fuerza.

espalda photo

Algunos de los beneficios usando el método Pilates incluyen:

Mejora postural
Protege las articulaciones.
Mejora del estado físico y facilidad de movimiento en las actividades diarias.
Mayor conciencia corporal.
Mejor coordinación y equilibrio.
Aumento de la circulación.
Mejora del volumen y calidad de la respiración.

Fotografía por Verano y mil tormentas.